Landeskunde Lateinamerika

La cultura de los Incas

por Manuela Scharf

Los Incas se establecieron en el valle de Cuzco poco antes del año 1300 d.C. y a partir del siglo XIV se expandieron hacia toda Sudamérica. A la llegada de los españoles, el imperio abarcaba el territorio desde el actual Ecuador hasta Chile y el norte de la Argentina. Su población se estimada en aproximadamente 12 millones de habitantes.

Sobre sus orígenes hay muchas leyendas que no son históricamente confirmadas. Algunas afirman que la fundación del imperio incaico fue debida al personaje legendario Manco Cápac.

Manco Cápac emergió del lago Titicaca y viajó bajo la tierra a la cueva Pacaritambo en el valle del Cuzco. Cuándo salío, fue acompañado por su esposa, sus tres hermanos y las esposas de ellos. Mientras caminaban, cada uno de sus hermanos se convirtió en piedra, así que Manco Cápac prosiguió su viaje hacia el Cuzco junto a las cuatro mujeres. Pero el lugar ya estaba ocupado y los relatos describen encuentros bélicos con estos pueblos llamados huallas y acavizas. Sin embargo el grupo de Manco Cápac alcanzó a establecerse en el valle del Cuzco. Por eso se dice que Manco Capac construyó el primer templo del Coricancha.

La mayoría de los cronistas, en cambio; señalan a Tici Viracocha como dios creador que un día salío del lago y creó el Sol y la Luna. Después formó nuevos seres humanos que envió a diferentes lugares, incluso a Cuzco. Según la explicación histórica, en cambio, los Incas fueron solamente una caravana de inmigrantes llegados del reino Taipicala, ahora conocido como Tiahuanaco.

El quechua fue el idioma oficial, pero al menos 20 lenguas como aymara, puquina, muchik y dialectos locales subsistieron en varias partes del imperio. Aún estando en relación con los Incas, los reinos pequeños que vivían en esta región mantenían sus lenguas y su identidad. Tawantinsuyu, el nombre quechua de su territorio, significa «Las Cuatro Partes” y proviene de la división del territorio en suyos (distritos). En realidad, la palabra Inca designaba sólo al propio dirigente, así como a los habitantes del valle de Cuzco.

Como en otras culturas mesoamericanas, la religión dominaba la estructura política y se basaba en la adoración al Dios del Sol. Los emperadores incas eran considerados descendientes del Dios Inti y eran adorados como divinidades. Otros dioses importantes fueron Illapa, el Dios del Trueno; y Mamaquilla, la Diosa de la Luna. Pachamama (Tierra) y Mamacocha (Mar) fueron adoradas para proteger la agricultura y la pesca. Las prácticas religiosas fueron celebradas al aire libre y consistían en consultas de oráculos, sacrificios como ofrenda, transes religiosos y confesiones públicas.

Según los historiadores, la población es de aproximadamente 300 000 personas, lo que la convierte en una gran metropoli comparada con la mayor parte de las ciudades europeas de la época, como Constantinopla (con 200.000 habitantes), París (con 185.000) y Venecia (con 130.000).

La sociedad de los Incas era una teocracia basada en la agricultura y en la rígida jerarquía social. El inca (como hemos dicho ya, así se le llamaba al gobernante) tenía todo el poder y se encontraba en la cúspide, mientras que el pueblo constituía la base social. La tres mayores categorias de clases sociales fueron: La realeza: el inca, su esposa y su hijo La nobleza: los parientes del inca y otros personajes destacados, como por ejemplo los sacerdotes Ayllu: la clase popular

Los Estados eran teocráticos, es decir; la máxima autoridad residía en el sacerdote y como Jefe de Estado era considerado casi un dios. Es por esta razón, que las ciudades tenían como punto de partida el centro ceremonial. Éste no era sólo un templo religioso, funcionaba también como centro económico en el que se administraban los productos tributarios. También había esclavos que se usaban para el trabajo agrícola, el transporte, el comercio o el servicio doméstico. Algunos lo eran sólo temporalmente, mientras estaban pagando una deuda o una condena. Otros eran prisioneros de guerra que podían ser sacrificados a Huitzilopochtli o a cualquier otro dios.

La base de la economía incaica fue por supuesto, la agricultura. Los cultivos consistían sobre todo en la patata (de las que había 200 variedades) y el maíz, pero cultivaban también porotos, zapallos, guayabas, calabazas y algodón. Las tierras pertenecían al estado y se repartían cada año entre diversos estatus sociales. No existía la propiedad privada. El comercio no tuvo un gran desarrollo y tampoco existía la moneda, por lo que la manera en que se pagaba era mediante el trabajo o el trueque (intercambio directo de bienes y servicios).

Los incas fueron destacados arquitectos y artesanos, principalmente en el uso de la piedra, que se usaba en la edificación de palacios, templos y fortalezas. Sin lugar a dudas, unos de los ejemplos más representativos es Machu Picchu.

Machu Picchu fue un santuario para el estrato social más alto y se supone que ahí se hallaba el mausoleo del emperador Pachacútec. Está ubicado a siete u ocho jornadas a pie de la ciudad del Cuzco. Como fue un lugar reservado para la nobleza se calcula que solamente 250 ó 300 personas vivieron en el lugar. No hay muchos datos sobre su proceso de construcción pero es cierto que no fue edificado mas de 100 años antes de la llegada de los españoles. El mausoleo de Pachacútec estaba rodeado de templos, altares y otros espacios donde vivía la gente aislada del mundo exterior (Templo del Sol, Templo Principal, Templo de las tres Ventanas, Puesto de Vigilancia, Puertas, etc.).

Fuentes: Davies, Nigel: "Los antiguos reinos del Perů", 1999; Larco Hoyle, Rafael, "Peru", 1966; Henri Stierlin, "Die Kunst der Inka und ihrer Vorläufer: Von Valdívia bis Machu Picchu", 1983; http://www.portalinca.com; http://www.tierra-inca.com/peru/incas.php?lg=es; http://incas.perucultural.org.pe/; http://www.antropos.galeon.com/html/INCAS.htm; http://www.peru.info/s_ftohistoria.asp?pdr=576&jrq=4.1.16.7&ic=1&ids=1140; http://www.portalinca.com/politica/; http://www.icarito.cl

Footer azteca

« Zurück